Ya tengo mi título psi, ¿y ahora qué hago?

y ahora qué hago

Si estudiaste alguna carrera relacionada con el mundo psi, probablemente te hayas enfrentado a la situación de haber terminado tu formación universitaria con el sentimiento de no contar con las herramientas necesarias para hacer frente al mundo laboral. También es probable que, luego de repasar una y otra vez la lista de los campos de aplicación disciplinar vista en tus años de estudio, hayas terminado contemplando la enorme competencia de profesionales en el mercado y hayas comenzado a deambular entre las siguientes preguntas: ¿armo un currículum? ¿pongo un consultorio? ¿trabajo de cualquier otra cosa? Si te encuentras en el conjunto de los profesionales que aún dicen «Ya tengo mi título psi, ¿y ahora qué hago?«, ¡aquí estamos para ti!

No fuiste a la Psi Business School ni estudiaste marketing o emprendedorismo. Estudiaste ni más ni menos que aquello que te gusta o apasiona y ahora tienes que llevar todo eso que sabes a las personas que están esperando beneficiarse de tus servicios. Por eso, aquí estamos para ayudarte y decirte que solamente deberás enfrentar dos grandes obstáculos. El primero es que, a pesar de que ya sabes muchas cosas, aún no sabes que las sabes. El segundo es que hay personas que necesitan de tus servicios, pero aún no saben que los necesitan. Enfrentar estos dos obstáculos te llevará a conocer a tus mejores aliados: el plan de negocios y el plan de marketing.

El plan de negocios

La palabra ‘negocios’ puede adquirir, a veces, connotaciones negativas en el mundo psi. Muchos profesionales gustan pensar acerca de su actividad como una entrega vocacional o sienten que hablar de negocios en temas psi sería como una degradación de la profesión. Este prejuicio puede haberse originado a partir de ciertas prácticas de dudosa reputación de algunos empresarios. Sin embargo, negocio proviene de las palabras latinas nec y otium y significa, literalmente, «lo que no es ocio». Es decir, es una de las formas de nombrar al trabajo, ya sea el de un emprendedor individual, una pyme o una gran organización empresarial.

Un plan de negocios es un documento escrito que te servirá mucho para clarificar tus ideas, fijar un rumbo a seguir y determinar los elementos que deberás evaluar durante tu trayectoria. Ya sea que estés pensando en abrir un consultorio, un centro de día o llevar adelante un emprendimiento original, será una guía fundamental para distinguir entre lo urgente y lo postergable, lo necesario y lo irrelevante. Crearlo requiere un periodo de profunda reflexión y análisis, pero invertir tiempo en ello vale la pena. La mayoría de los emprendimientos que fracasan, lo hacen por una planificación deficiente.

¿Qué elementos hay que considerar para armar un plan de negocios?

Si buscas en internet, podrás encontrar diferentes modelos de plan de negocios o de empresa, aunque nosotros creemos que todos se reducen en las siguiente máxima: «Conócete a ti mismo, analiza la situación y define a tus destinatarios».

Conócete a ti mismo

Antes de comenzar cualquier emprendimiento o carrera profesional, deberás tener en claro tus objetivos. Sin objetivos definidos, mantendrás siempre una actitud reactiva hacia el entorno laboral y podrías tener escasas o nulas estrategias de afrontamiento para lidiar con los vaivenes del mercado laboral. Y lo que es peor, la acumulación de trabajos que no disfrutas en los primeros años de tu carrera podría determinar la orientación de tu currículum vitae y limitar tus oportunidades de trabajo en el futuro. Por eso es importante, tal como puedes haberlo aprendido en algún taller o asignatura de orientación vocacional, que definas tu posición actual y la posición a la cual deseas llegar.

Te invitamos a leer un artículo de Psicólogo Emprendedor en el que podrás encontrar elementos que te ayudarán a clarificar tus ideas. El artículo se centra en la estrategia de elección de micro nichos de mercado para mejorar la efectividad de la inserción profesional y recomienda reflexionar sobre la intersección de cuatro áreas que exponemos brevemente a continuación:

Formación académica

Repasar y reflexionar sobre los puntos clave de la formación académica (carreras, cursos, seminarios, talleres, etc.) puede ayudarte a clarificar cuáles son tus principales áreas de interés, los temas que más dominas y con los que sientes mayor comodidad.

Experiencia profesional

La experiencia profesional es fuente de aprendizaje de habilidades muy valiosas. No es necesario que ésta sea abundante. Durante el periodo de formación, suelen realizarse prácticas que nos proveen de conocimientos relacionados con la futura actividad profesional. Piensa en estas prácticas y en cómo te has sentido al realizarlas. Imagina diferentes ámbitos de aplicación en que tu experiencia podría resultar útil.

Experiencia de vida

Seguramente tu vida abunda en experiencias no relacionadas con el ámbito profesional psi que te han aportado habilidades y conocimientos específicos y que te diferencian del promedio de las personas. Utilízalas como fuente de inspiración para tus proyectos. Es importante que, dentro de todas las cosas aprendidas, encuentres aquellas que hayas disfrutado realizar.

Ikigai y pasiones

Ikigai es un término japonés que no se puede traducir al español, pero hace referencia a tener una razón por la cual vivir. Se relaciona con tus pacientes y con aquellas cosas que son el motor de tu vida. El ikigai es como el marco que envuelve o debería envolver todas tus actividades en un camino de realización personal. ¿A qué dedicarías tu vida si no necesitaras trabajar? Busca en tu trabajo un propósito mayor.

Si quieres conocer más sobre el ikigai, te compartimos un artículo del diario Gestión de Perú, especializado en economía, finanzas y negocios.

Analiza la situación

Una vez que hayas adquirido cierta claridad sobre cómo te gustaría desarrollar tu carrera profesional, tendrás que evaluar los posibles escenarios con los que podrías enfrentarte. Para esto, es indispensable hacer una investigación sobre todas las variables del entorno que podrían afectar positiva o negativamente tu actividad, así como de los recursos con los que cuentas para desarrollar tus estrategias.

Tu análisis debería considerar 3 ejes principales:

Macroentorno

El macroentorno representa a las variables que pueden influir de manera indirecta sobre tu situación. El análisis aquí se centra en los aspectos políticos, económicos, demográficos, tecnológicos y sociales del entorno. Algunas preguntas importantes que puedes realizarte en relación a este eje: ¿mi actividad podría verse afectada por los cambios políticos? ¿qué aspectos legales y éticos debo considerar para el trabajo que quiero realizar? ¿qué oportunidades me ofrece la tecnología? ¿debo aprender a utilizar algunas plataformas virtuales? ¿la gente tiene preferencia por buscar ciertas actividades en internet? ¿cuáles son las ideas positivas y los prejuicios que circulan en la población sobre mi actividad? ¿debo considerar aspectos morales específicos?

Microentorno

El microentorno representa las variables más próximas en relación a tu participación en un sector del mercado. El análisis se centra aquí en las características del mercado a considerar (tamaño, crecimiento, rentabilidad, tendencias, nichos, etc.), los posibles beneficiarios del servicio (características, necesidades, motivaciones, etc.), los posibles intermediarios y alianzas, la identificación y el estudio de la competencia y variables relacionadas.

El análisis de macro y microentorno constituye lo que se denomina análisis externo de la situación. El principal objetivo es poder evaluar las principales oportunidades que el entorno provee y las principales amenazas a afrontar.

Análisis interno

El análisis interno se relaciona con el estudio de tus propios recursos o capacidades o los de tu emprendimiento. Para que puedas realizarlo de una manera satisfactoria, será fundamental que hayas trabajado sobre el conocimiento de tí mismo.

Al finalizar el análisis situacional, deberías ser capaz de plasmar un diagnóstico útil de la situación en una matriz FODA, cuya función es relacionar fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas. Puedes encontrar una definición de análisis FODA en el diccionario para CEOs y emprendedores de Robert Virona. Te recomendamos leer también este artículo de Hubspot sobre el Análisis FODA personal.

Define a tus destinatarios

Si ya has reflexionado lo suficiente sobre las cuestiones anteriores como para adquirir una mayor claridad sobre todo lo que sabes y tienes para ofrecer, es probable que también hayas considerado muchas de las características que deberían tener las personas que buscan beneficiarse de la prestación de tus servicios. Es hora de definirlas mejor.

Es importante que tengas en mente las características reales de las personas a la que vas a apuntar con tu actividad. Para esto, debes invertir cierto tiempo en investigar y así evitar implementar estrategias estériles.

A continuación, te brindamos algunos consejos que podrían resultarte útiles.

a) Explora qué tipos de personas consumen ya servicios iguales o similares a los que buscas ofrecer.

Utiliza las redes sociales y las ventajas que te ofrece internet para averiguar la mayor cantidad de datos posible. Realiza entrevistas con personas que conozcas y que tengan intereses relacionados, pide el consejo de colegas más experimentados. No escatimes medios para obtener información y no temas pedir ayuda en grupos de colegas.

b) Encuentra a tu beneficiario ideal

Busca entre tus grupos, contactos o clientes aquella persona que más se beneficiaría de tu servicio y aprende de ella. Si tienes un sitio web y/o participas de redes sociales, te será sencillo encontrar a las personas que más atracción sienten por lo que tienes para ofrecer. Utiliza esta búsqueda para obtener información de calidad.

c) Define buyer personas

Una buyer persona es un carácter ficticio con un perfil psicológico, comportamientos, intereses e historia determinados. Toda la información obtenida te servirá para armar perfiles representativos de personas que puedes encontrar en el mercado al cual apuntas. Idealmente, para comenzar, concéntrate en un perfil principal. Luego, la experiencia te irá informando si existen otros perfiles de interés. Focaliza tu estrategia en los perfiles de buyer personas definidos.

En una próxima publicación, te contaremos cómo redactar tu plan de negocios a partir de los datos obtenidos.

El plan de marketing

El segundo gran desafío que deberás enfrentar será lograr que las personas que se beneficiarían de tus servicios tomen conciencia de que existes y de que tienes algo bueno para ofrecerles.

La mercadotecnia o marketing es una disciplina que estudia el comportamiento de los mercados y de las personas para definir e implementar estrategias que satisfagan las necesidades de los consumidores a cambio de un beneficio. No debe confundirse con la publicidad, que es sólo una de sus herramientas.

Existen ciertos prejuicios con respecto al marketing en algunos sectores de profesionales, especialmente los relacionados con carreras humanísticas, que pueden llevar a pensar que se trata de la aplicación de un saber despiadado y manipulador. Esta es una idea desvirtuada de la disciplina. Siempre ten presente que el marketing es, ante todo, vocación de servir y su principal objetivo es ayudar a las personas a clarificar sus necesidades y encontrar los productos o servicios que mejor las satisfagan. Para profundizar sobre estas cuestiones, recomendamos la lectura del libro Esto es Marketing, de Seth Godin. También te acercamos algunas publiciones sobre marketing digital:

  • Océano Azuuul te contará qué es el marketing digital y te dará motivos para que lo consideres una parte esencial de tus emprendimientos. Aunque la publicación está centrada en Perú, vale para toda Latinoamérica.
  • La agencia digital Web Marketing te dará una primera idea sobre los distintos tipos de marketing digital en los que puedes enfocarte.
  • Si deseas adquirir conocimientos sobre marketing digital, Academia Mindshift recomienda una lista de lugares que te pueden brindar una enseñanza gratuita y de buena calidad.

¿Puedes comenzar tu negocio sin un plan de marketing definido?

Nada te impide prescindir de estrategias de marketing. ¿Vas a tener buenos resultados? Quizás sí, quizás no. Lo más probable es que obtengas rendimientos muy por debajo del nivel óptimo. Generalmente, las personas que podrían beneficiarse de tus servicios desconocen que pueden hacerlo. Muchas veces experimentan necesidades indefinidas que no saben cómo nombrar y éstas se traducen en demandas inespecíficas.

El marketing es la disciplina que te ayudará a ayudar a tus potenciales beneficiarios a conocer sus opciones. Y para ello, debes contar con un plan. Esto no quiere decir que tengas que convertirte en una persona experta en mercadotecnia, pero sí que deberías conocer algunas cosas útiles para tu profesión. En PerfilPsi, trabajaremos para que nuestras publicaciones sean una guía útil para adentrarte en este mundo.

¡A emprender!

El mercado de servicios psi está saturado. La competencia que deberás enfrentar será cada vez mayor y los puestos laborales tradicionales han comenzado a escasear. En un contexto así, no tengas miedo de utilizar todas tus habilidades para llevar adelante emprendimientos innovadores y renovadores.

Una parte importante de emprender en la actualidad es aprender a sacar provecho de las tecnologías digitales. Internet se ha convertido en un sistema indisociable de la vida de las personas y en una fuente de nuevos modos de vinculación. La digitalización del mundo parece ser un fenómeno imparable. Si aún no cuentas con un sitio web propio y redes sociales, deberías comenzar a construirlos. Y si ya los tienes, puedes compartir en los comentarios con tus colegas cuáles han sido tus mejores estrategias digitales. ¡Adelante!

Ya tengo mi título psi, ¿y ahora qué hago?
0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Victor
Victor
4 months ago

Excelente artículo, muy detallado y con abundante información de valor…

Scroll hacia arriba

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.